No eres para todo el mundo

Porque tienes que saber a quién te diriges y cuál es el nivel de consciencia de tu cliente

Por mucho que sonrías y por mucha simpatía que derroches, como dicen por ahí: «No puedes gustarle a todo el mundo, no eres una croqueta». Con las personas ocurre lo mismo. Los niveles de consciencia, son grados de conocimiento que tienes como cliente de un producto o servicio. ¿En qué consisten? En marketing digital es una clasificación que se hace de aquellas personas afines con la oferta de tu marca que pueden ir desde compradoras fieles, hasta desconocedoras de que puedes resolverles una necesidad. ¿No te ha sucedido que sin siquiera pensarlo, empiezas a desear algo que antes no había pasado por tu mente? O también, que ¿no cambias tu marca favorita por nada?

Por el contrario, también hay ofertas en el mercado que por mucho que te las enseñen no te producen ni frío ni calor. Es la conclusión de que no eres para todo el mundo. De ahí, la importancia de que sepas, con la mayor exactitud posible, a quién debes dirigir tus mensajes para despertar el interés en tus verdaderos clientes potenciales y no desperdicies tu energía en las personas incorrectas.

Son 5 niveles que debes tener en cuenta


Estos niveles se clasifican en cinco y sirven para diseñar las ofertas y los mensajes que vas a lanzar a tu comunidad según el grado en el que se encuentre. Por ello, existe el análisis, la evaluación y la interpretación antes de cualquier campaña. Es un gran error por parte de las marcas hacer lanzamientos de ofertas enfocadas a un público general. No le vendes a todo el mundo. Ni todo el mundo sabe todo de ti.

Todos compramos cuando tenemos una necesidad, pero en otras ocasiones no sabemos que tenemos problemas que resolver. Esa es la función de los anuncios, de acuerdo a una segmentación determinada llegar a clientes potenciales y reales que pueden tener un problema que tu oferta les puede resolver. El éxito de las ventas está en definir el nivel en el que se encuentra la comunidad  para ofrecerle el mensaje correcto en el momento correcto.

¿Sabes a quién te diriges o qué quieres decirle?


Las campañas de marketing digital tienen que ser creadas por profesionales que sepan cómo ayudarte a alcanzar a tu público objetivo. Es imposible que consigas objetivos si ni siquiera sabes a quién te diriges ni qué quieres decirle de acuerdo a su nivel de consciencia. Por ello, insisto tanto en el cliente ideal o buyer persona.  No eres para todo el mundo. Saber en qué nivel se encuentra tu cliente, te permitiré comprender el nivel de consciencia en el que se está y, por ende, podrás crear campañas más efectivas, porque ni todos son iguales, ni todos tienen las mismas necesidades.

¿Para qué más te sirve conocer el nivel de consciencia? para acompañar a tu cliente en cada fase del proceso o buyer journey y saber qué contenidos puedes ofrecerle para guiarlo hasta materializar su compra. Tendrás mucha información que te dará la oportunidad de adaptar tu oferta y mejorarla de acuerdo a sus demandas. Te sirve desde aumentar tus ventas hasta mantener, retener y fidelizar a tu clientela. Recuerda por ello, que tienes varios buyer persona con varios niveles de consciencia. Podrás también diseñar una metodología para que te dirijas a cada tipo de cliente en concreto.

¿Ya sabes qué les interesa y qué les motiva?


Entender cómo se comporta tu comunidad beneficiará tu estrategia porque conocerás cómo se comportan, qué los motiva, qué les interesa, cuál es su situación social y económica, dónde vive, cual es su situación sentimental, por qué te compraría y por qué no…

Cuando consigues definir a tus clientes ideales, con sus respectivas características, podrás clasificar de acuerdo a lo que les interesa y el punto de consciencia en el que se encuentran. Así simplificarás la creación de contenido para adaptarlo a cada grupo de personas, porque no eres para todo el mundo.

Los objetivos de las marcas son vender. Las estrategias se centran en hacerlo directa o indirectamente, pero siempre siguiendo una serie de objetivos específicos que te ayudarán a alcanzar la gran meta. Tiene como obligación  dar a conocer, a su público objetivo, la capacidad que tiene tu marca para resolverle su problema, si es que sabe que lo tiene. De esta forma, tu marca puede ser conocida como la solución a la necesidad de alguien que ni siquiera te conoce o incluso descubrir nuevas necesidades que los usuarios ni siquiera saben que tienen.

No todo el mundo es tu cliente


En este punto, el gran reto de las marcas es discriminar su comunidad en los diferentes niveles  para poder diseñar los contenidos y ofrecer las soluciones más efectivas para cada uno. A todo ello, debes sumar el valor agregado que deben percibir para que consigas llamar su atención y atraerlos hacia tu oferta. en este punto, los mensajes son relevantes dentro de tu estrategia de comunicación.

No es secreto para nadie, que las marcas que tienen mayor éxito son las que se preocupan por resolver las necesidades de sus clientes. Y eso ¿Cómo lo consiguen? Entre otros, con mucho marketing digital. Y ¿Cuáles son los 5 niveles de consciencia?

Todos compramos por alguna razón. Jamás compras nada que no consideres necesario. Por eso, el marketing digital te ayuda a adaptar tu oferta a cada nivel de consciencia. Sin ello, estás desperdiciando tiempo, esfuerzo y seguro,  que mucho dinero. Toma nota, porque de ahora en adelante no debes lanzar tus campañas sin tener en cuenta si tu cliente es, con respecto a tu oferta:

  • Completamente inconsciente

¿Sabe tu cliente que tiene un problema? Cómo va a comprarte si ni siquiera sabe que te necesita. En este nivel, tu cliente no tiene ni idea de que tiene una necesidad que resolver, no conoce tu oferta y, por ende, tampoco tus soluciones. Por ejemplo, eres odontólogo y te diriges a un segmento de personas jóvenes que tienen sus dientes en perfecto estado. No se fijarán en ti, seguro. Pero, qué pasaría si tu contenido lo dirigieras a hacerles saber que tienen que cuidarlos y que requerirán de tu oferta en el futuro para que no los pierdan. De esa forma despertarás en ellos una inquietud que hará que se fijen en lo que ofreces porque entienden que deben tenerlo presente y será importante en sus vidas.

  • Consciente del problema

En este punto, tu cliente sabe que tiene una necesidad, pero ni se imagina quién puede ayudarle a resolverla. No conoce tu oferta, aunque a diferencia del anterior, es receptivo porque ya reconoce su problema y por ello, sabe que tiene que encontrar una solución. En este nivel, la empatía juega un papel muy importante y debes apelar a lo emocional porque uno de los objetivos es que se identifique con tu marca. Si le permites saber que comprendes cómo se siente y que tu marca es idónea para resolverle el problema, lo conseguirás, seguro.

  • Consciente de la solución

En este punto, tu cliente sabe cuál es su necesidad y cuáles las soluciones, pero no te contempla dentro de las posibilidades. Es la mejor oportunidad para que te conozca. Consigue captar su atención. En este nivel, tu cliente potencial está averiguando  y comparando. Es el momento idóneo para que confíe en tu oferta y lo convenzas de que eres la mejor opción para resolver su problema.

  • Consciente

En este nivel está cuando consigues llamar su atención y lo has persuadido de que tú tienes la solución. Únicamente te falta darle ese último empujón para que te compre. Está en el punto en el que tiene que decidir y sopesa todas las posibilidades. Conoce tu producto, pero tiene objeciones. Para disiparlas tienes que trabajar el mensaje correcto y recurrir a los testimonios de tus clientes felices. Habla de los beneficios y todo el valor añadido de tu oferta. si consigues que perciba ese valor diferencial, habrás ganado un cliente.

  • Es súper consciente

En este nivel el cliente reconoce su problema y encuentra en tu marca la solución. Está a punto de comprar porque está familiarizado con tu oferta y conoce su calidad. Te sigue en tus canales digitales e inclusive, puede ser de los que participa. A los clientes de este nivel no hace falta que los agobies con mucha información. No la necesitan. Si por casualidad dudan, puedes ofrecerles valor agregado que puede ir desde un descuento, una garantía o un envío gratis, por ejemplo, entre otros. Lo más importante es no dejarlo probar otras marcas y para ello debes adaptar todas tus estrategias digitales para que los resultados se maximicen.

Como ves, el marketing digital va muchísimo más allá de la publicación que haces en Instagram. Si en realidad quieres convertir tu proyecto en una marca, tendrás que esforzarte en aplicar estrategias de marketing digital como un profesional o tener contigo uno que te oriente en cada parte del proceso. Recuerda que no eres para todo el mundo. ¿Hablamos?

Foto: Ally Souza

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable: Luz Edith Toro Pineda. Finalidad: Responder tus comentarios y gestión anti-spam. Legitimación: Tu consentimiento expreso marcando la casilla "He leído y acepto la Política de Privacidad". Destinatarios: Debido al uso de servicios de terceros, tus datos serán guardados en los servidores de One.com (One.com). Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Para ello contacta con .

Please reload

Please Wait
Abrir chat
1
Envíame un Whatsapp!
Hola,
¿en qué puedo ayudarte?