¿Conoces la diferencia entre el precio y el valor?

Confundirlos es más común de lo que parece y es que no es lo mismo lo que vale, que lo que cuesta

Pocos conocen la diferencia entre el precio y el valor. Y quiero contarte un anécdota. No hace mucho, me encontré con una conocida en un centro comercial. Hacía tiempo que no nos veíamos y por supuesto, nos saludamos efusivamente: Hola, qué tal, cómo estás, tanto tiempo, cómo están todos… Lo típico.

Luego, entre chisme y chisme, me preguntó: oye, Luz ¿Sabes de alguien que me ayude en casa? Y yo que para recomendar soy más bien malita, por aquello de que después el recomendado me deja en mal lugar, normalmente me abstengo a menos que pueda hacerlo con los ojos cerrados.

Le dije: a la única persona que puedo recomendarte es a quien me ayuda a mí. Llevamos juntas 17 años y qué mejor carta de presentación. Quedamos en que le pasaba su contacto y seguíamos hablando. Adiós y recuerdos a la familia. Así quedamos.

Efectivamente, se puso en contacto con ella y le comentó sus necesidades. Por supuesto, ella tiene sus condiciones y se las transmitió. A mi conocida le pareció que se salía de lo estipulado por ley y le dijo que no le pagaba lo que pedía (no con esas palabras, pero ese fue el mensaje) y que si sabía de alguien más que se lo recomendara, a lo que le contestó que ella no se atrevía a recomendar a nadie, porque un hogar es muy delicado para ponerlo en manos de cualquiera.

No hay mal que por bien no venga


Esta experiencia, le sirvió a ella para mejorar sus condiciones en otras casas en las que trabaja. Cuando planteó la posibilidad de irse porque le interesaba otra oferta, saltaron las alarmas y accedieron a su demanda. Reconocían, NO lo que costaba, si no lo que valía. Adivina… Se quedó donde estaba, consiguió algo que hasta ese momento no había sido posible y quien no la valoró, la perdió. Apuesto a que mi conocida no ha encontrado todavía  a nadie. No es tan fácil.

Y es aquí donde aparece la diferencia entre el precio y el valor, lo que perciben unas personas y lo que perciben otras. Para mí, quien me ayuda en casa ya es parte de la familia. Es un miembro tan importante que siempre le digo: “cuando te vayas a ir, me avisas que yo salgo delante”.

Es una persona de toda mi confianza que me ayuda a mantener mi hogar en orden. Para mí, la casa en general es una tarea que, aparte de tediosa, me demanda tiempo que necesito para trabajar en mi proyecto profesional. Hay gente que no lo ve así y prefiere ocuparse de todo… y es válido.

“Precio es lo que pagas y valor lo que recibes”


Y ¿por qué te cuento todo esto? Porque es la prueba de que “lo que para unos es un trapo, para otros es una bandera”. Yo percibo el valor de ese servicio y lo pago encantada. Me quita un montón de tareas de encima, me ahorra tiempo, y lo más importante: gano tranquilidad, esa que no tiene precio.

Y como este ejemplo, miles. Ya lo dijo Warren Buffet: “Precio es lo que pagas y valor lo que recibes”. Hay una gran diferencia entre el precio y el valor y es importante que la tengas clara. Cuando vas a un supermercado, te inclinas, en algunos productos, por unas marcas antes que por otras. ¿Sabes por qué? Porque las marcas que te gustan te hacen sentir algo. No es casualidad y está muy estudiado.

No es lo mismo ser el más barato que ser el mejor


Entonces, ahora voy por tu negocio ¿por qué prefieres competir por precio antes que por calidad? Pasarás a la historia siendo reconocido como el más barato. Es bastante distinto a ser reconocido por ser el mejor.

Cuando te esfuerzas por ser el más barato del mercado, siempre habrá otro que te supere. Sin embargo, cuando consigues que te reconozcan por lo bueno que eres, da igual lo que cueste, quien te valora, te pagará sin problema.

Para lograrlo, debes emplearte a fondo, porque ahora tu marca se mueve en un mercado saturado en el que la sobreinformación te dificulta la visibilidad y tienes que aplicar estrategias que te ayuden a destacar entre tanto ruido.

Tienes trabajito por delante, así que ponte manos a la obra. La digitalización llegó para quedarse y entrar al espacio virtual de forma correcta es indispensable. Si necesitas ayuda no dudes en contactarme. Estoy aquí para ayudarte.

Imprime valor a tu oferta y conquista a tu audiencia.

 

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable: Luz Edith Toro Pineda. Finalidad: Responder tus comentarios y gestión anti-spam. Legitimación: Tu consentimiento expreso marcando la casilla "He leído y acepto la Política de Privacidad". Destinatarios: Debido al uso de servicios de terceros, tus datos serán guardados en los servidores de One.com (One.com). Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Para ello contacta con .

Please reload

Please Wait
Abrir chat
1
Envíame un Whatsapp!
Hola,
¿en qué puedo ayudarte?