No sin mis objetivos

Te marcan el camino hacia mejores resultados y si son SMART, mejor

Te sucede que ¿sabes cuál es la meta que quieres alcanzar, pero no sabes cómo llegar? O mejor al contrario ¿recorres mil caminos, pero no sabes a dónde vas? De las dos formas los objetivos claman su presencia. Ellos son la clave de tu trabajo. Son los que te van a permitir conocer por qué haces lo que haces y qué vas a conseguir con cada acción que realices para alcanzarlos.

Todos los proyectos exigen fijar unos objetivos. ¿Por qué? porque cualquier construcción requiere de un paso a paso. No puedes poner un techo, si primero no tienes unos buenos cimientos. Son cuestiones concretas que te van a permitir trazar un mapa de ruta que se traducirá en todas las tareas que debes realizar para llegar finalmente tus objetivos generales que para ser alcanzados requieren objetivos específicos para poder diseñar las estrategias que están llenas de acciones.

¿Por qué los objetivos? porque te van a dar las ideas para aprovechar al máximo tu jornada laboral llena de obstáculos. Te permiten enfocarte en algo concreto. Son los peldaños de una enorme escalera. Te mantienen el camino trazado para que no te desvíes del propósito. Es la forma idónea de alcanzar los resultados que persigues.

El trabajo cotidiano no es un objetivo


Son pocos los que trabajan con los objetivos marcados, por comodidad, desconocimiento, falta de previsión… Una lista de tareas no son objetivos. Las tareas en sí mismas, pueden ser objetivos generales en tal caso, pero para cumplirlas requieren de su propio proceso. Un objetivo no es terminar con el trabajo cotidiano. Porque ese trabajo igual no te acerca a ningún resultado. Esto se convertirá en un trabajo rutinario que se repite una y otra vez. Lo que es lo mismo, estás trabajando en piloto automático.

¿Cómo fijar tus objetivos? Es un hábito que debes adquirir. Plantea las tareas diarias del final al principio. Es decir, a dónde quieres llegar, primero que todo. Tiene que ser algo bien definido y concreto. No puedes plantear cuatro resultados al mismo tiempo.  En ese caso serían cuatro objetivos distintos. Recuerda que cada uno lleva sus propios objetivos específicos, estrategias y acciones. Debes traducirlos en tareas concretas que pueden ser diarias, semanales e incluso mensuales, dependerá de la envergadura de tu objetivo. Algunos son más sencillos que otros. Esas cosas que vas a hacer te ayudarán a construir la lista de tareas.

Este es solo el principio de una buena programación, planificación y organización del trabajo. No puedes desempeñar tus labores y sacar algún resultado positivo en medio de un caos. Con objetivos trabajas por algo. Sin objetivos trabajas para algo.

Los objetivos evitan entretenimiento


Cuando tu proyecto se enfoca en los objetivos para la consecución de sus metas es muy beneficioso para el equipo de trabajo e incluso aporta mucho aprendizaje. Fomenta además la interacción entre el grupo y genera un ambiente en el que todos se sienten involucrados remando en la misma dirección. Ayuda, además, a que cada persona se haga responsable de la parte que le toca y se organicen mejor las actividades para cumplir a tiempo y en forma con las tareas propuestas. Y si estás solo, igual.

En este punto, vale la pena mencionar que en aquellos negocios en los que se trabaja con objetivos, el personal puede organizar mejor su tiempo, enfocar sus esfuerzos y definir el orden de importancia de las tareas. En este punto, es conveniente darle protagonismo a los objetivos SMART: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un tiempo de ejecución definido. Cuando existe una planificación, la gente rinde más porque sabe a ciencia cierta cuál es la meta y qué estrategias van a utilizarse para alcanzarla. Además, puede administrar su tiempo optimizando la productividad que se puede ver mermada por actividades que no se dirigen a ningún lugar.

Así que si quieres crecer, que tu negocio se desarrolle, que tus clientes y proveedores te reconozcan y se lleven bien contigo, que tus productos y servicios sean los mejores del mercado… Claro ejemplo de muchos de tus objetivos, debes perseguirlos de forma inteligente y ordenada.

Deseos u objetivos concretos, tú decides


El planteamiento varía si en vez de decir: “quiero crecer”, dices “quiero incrementar las ventas en un 30% en un plazo de 6 meses”. Para ello, tendrás que realizar campañas enfocada hacia este objetivo. Decir quiero, siempre es un deseo. Decir, quiero incrementar en un porcentaje determinado es un objetivo concreto, basado en datos concretos. Es un objetivo SMART, porque es específico, medible, alcanzable, relevante y tiene un tiempo definido, durante el cual puede haber variaciones en función de la evolución. Te recuerdo, también, que todos los planes son flexibles, porque deben permitirte redireccionar las acciones si no son oportunas o no te están dirigiendo al sitio que esperas.

La diferencia entre un objetivo cualquiera y un objetivo SMART es que estos últimos se dirigen a propuestas concretas que te dejan medir e interpretar como evolucionan los esfuerzos que se emplean en ellos. Qué quiere decirte cada uno de los elementos de estos objetivos.

  • Específicos: te expresan de manera exacta lo que quieres conseguir. Por ejemplo, incrementar las ventas en un 30%.
  • Medibles: no existen si no son específicos. Por tanto, dependen del anterior, porque sin ese factor es imposible saber si lo que esperas está dentro de los resultados que te marcaste. Requiere herramientas para saber si se alcanzó lo previsto.
  • Alcanzables: que los recursos con los que cuenta permitan su realización. Debe ser realista y poco a poco ir aumentando la proyección.
  • Relevantes: Este punto está alineado con los objetivos generales de la empresa, ya que deben servir de apoyo en el plan de desarrollo de la misma. Al fin y al cabo, lo que ocurre dentro de la organización es un conjunto en si mismo.
  • Tiempo definido: se refiere al tiempo que se marca para conseguirlo. Este punto habla específicamente de los plazos.

Pondré como ejemplo de objetivos SMART las visitas a una página web:

Quieres aumentar las visitas a tu página web en un 50 % (100 a 150 visitas/mes) en dos meses, generando más contenido en el blog para conseguir más leads.

  • S: específico porque quieres aumentar las visitas en un 50%.
  • M: de 100 a 150 al mes.
  • A: generarás más contenido en el blog (Una publicación semanal).
  • R: Conseguirás más leads (Repercutirá en más clientes potenciales).
  • T: en dos meses.

En conclusión, los objetivos SMART te facilitarán el trabajo porque estarás más organizado y tus esfuerzos se verán reflejados en el resultado. Recuerda que lo más grande siempre se construye paso a paso. Si necesitas ayuda para definirlos, no dudes en ponerte en contacto, será un placer acompañarte en este recorrido.

Foto: Ally Souza

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable: Luz Edith Toro Pineda. Finalidad: Responder tus comentarios y gestión anti-spam. Legitimación: Tu consentimiento expreso marcando la casilla "He leído y acepto la Política de Privacidad". Destinatarios: Debido al uso de servicios de terceros, tus datos serán guardados en los servidores de One.com (One.com). Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Para ello contacta con .

Please reload

Please Wait
Abrir chat
1
Envíame un Whatsapp!
Hola,
¿en qué puedo ayudarte?